Biliary vomiting-

Vomitar la bilis: comprender las causas y los tratamientos

Recuerdo en la universidad que, después de varias noches de fiesta excesiva e impresionante, mis amigos se encontraron vomitando bilis después de beber alcohol.

De hecho, ese nivel de bebida se había convertido en estándar después de un tiempo, hasta el punto en que mis amigos pensaban que vomitar bilis por la mañana después de una borrachera era simplemente … normal. Me complace decir que en estos días, han mejorado mucho en el manejo de su alcohol.

La bilis, a veces llamada jugo biliar, es un líquido digestivo hecho por el hígado y almacenado en la vesícula biliar. Contiene ácido biliar, que promueve la absorción de grasa.

Una persona vomita bilis como resultado de una válvula pilórica que funciona mal, un músculo del esfínter en forma de anillo en el estómago. Normalmente, la válvula pilórica se cierra después de que los alimentos ingresan al intestino delgado, de modo que el contenido del estómago no fluye hacia atrás, pero si la válvula pilórica no se cierra correctamente, hay un reflujo de bilis al estómago, lo que puede provocar reflujo biliar.

¿Qué significa cuando arrojas bilis amarilla o verde?

El vómito es una forma normal en que el cuerpo expulsa toxinas, aunque vomitar bilis no es una experiencia agradable. Si ocurre, generalmente ocurre por la mañana.

El olor del vómito puede ser sorprendente para algunas personas; puede ser una indicación de que las toxinas no se han eliminado completamente del cuerpo. A veces, el color del vómito puede estar relacionado con la descomposición de los alimentos.

Por ejemplo, el vómito puede ser de color verde o amarillo después de comer alimentos amarillos o verdes; el color puede incluso mejorarse, por lo que parece que la persona está vomitando verde lima. Los alimentos que pueden producir vómitos amarillos o de color verde brillante en los adultos incluyen maíz, zanahorias, espárragos o espinacas

Otras veces, el color del vómito es un signo de algo más serio. Cuando una persona normalmente vomita, el color es naranja o marrón, o una mezcla de ambos. Dicho esto, el vómito marrón que huele de manera similar a la materia fecal es una indicación de que los intestinos están respaldados, lo que puede hacer que la digestión sea problemática o casi imposible, y requerirá atención médica inmediata.

La bilis, sin embargo, es de color amarillo verdoso. Vomitar la bilis verde o la bilis amarilla es común cuando se tiene el estómago vacío porque el cuerpo no tiene nada que expulsar aparte de los jugos digestivos.

Causas de vómitos bilis

Vomitar la bilis también es una señal de que una persona padece una enfermedad en particular, como el reflujo biliar. Dado que la bilis se produce en el hígado y se almacena en la vesícula biliar, la cirugía de extirpación de la vesícula biliar o una infección hepática puede provocar vómitos. También hay otras causas de vómitos biliares en adultos, como:

1. Gastroenteritis

La gastroenteritis es comúnmente conocida como la gripe estomacal. Es similar a la intoxicación alimentaria y es causada por alimentos o agua contaminados. La gastroenteritis dificulta que una persona digiera los alimentos y, como resultado, puede vomitar bilis después de las comidas y experimentar diarrea, calambres abdominales y deshidratación.

2. Síndrome de vómito cíclico

El síndrome de vómitos cíclicos es una enfermedad misteriosa en la que los vómitos ocurren episódicamente y aparentemente sin ningún motivo. Curiosamente, los episodios de vómitos tienden a ocurrir a la misma hora todos los días, exhiben la misma intensidad y duran la misma cantidad de tiempo. Los desencadenantes potenciales del síndrome de vómito cíclico incluyen excitación extrema, infecciones, estrés emocional y menstruación

3. Intoxicación alimentaria

¿Qué causa el vómito bilis y diarrea?

La intoxicación alimentaria es otra causa potencial, y ocurre cuando los alimentos están contaminados con bacterias y virus. Otros síntomas incluyen dolores abdominales y fiebre.

4. Alergias a los alimentos

Ciertos alimentos pueden desencadenar reacciones alérgicas, que pueden inducir el vómito. Otros síntomas incluyen erupciones en la piel, calambres estomacales, problemas para respirar y secreción nasal.

5. Deshidratación extrema

Cuando el cuerpo carece de agua y nutrientes, puede producirse deshidratación. Los síntomas incluyen vómitos, mareos, aturdimiento y presión arterial baja.

6. Bloqueo intestinal

Un bloqueo intestinal o un intestino torcido impide que los alimentos pasen a través de los intestinos, lo que puede provocar el vómito de la bilis amarilla.

7. Inflamación respiratoria

El vómito de la bilis amarilla puede deberse a una inflamación o infección del tracto respiratorio, como el resfriado común o la neumonía. Esto ocurre debido a la gran cantidad de moco que se forma durante las infecciones respiratorias, que pueden acumularse gradualmente y provocar vómitos.

8. Mal funcionamiento de la válvula pilórica

Mal funcionamiento de la válvula pilórica es común en los ancianos. Dado que la válvula pilórica regula la liberación de bilis, un mal funcionamiento en este músculo del esfínter puede conducir a vómitos de bilis. La combinación de ácido estomacal y bilis también puede provocar acidez estomacal.

¿El alcohol es el culpable detrás de vomitar bilis?

Como mis amigos de la universidad entendieron en aquel entonces, vomitar bilis amarilla después de beber es (o más bien, era) común. El cuerpo quiere eliminar el alcohol, pero el alcohol permanece en su sistema e irrita el revestimiento del estómago, por lo que vomita bilis. Vomitar la bilis después de beber alcohol también puede ser una señal de que el cuerpo simplemente tiene una baja tolerancia al alcohol.

Como resultado de esta intolerancia al alcohol, el cuerpo intenta eliminar las sustancias tóxicas y la bilis del cuerpo. Además, vomitar bilis por la mañana se considera mucho peor que vomitar por la noche; esto puede provocar una resaca biliar de vómitos. Luego debe intentar beber agua después de vomitar bilis para evitar la deshidratación.

Sin embargo, si el vómito se acompaña de otros síntomas como convulsiones, respiración lenta o irregular, piel azul o pálida, baja temperatura corporal o incapacidad para despertar después de desmayarse, entonces la persona puede estar sufriendo de intoxicación alcohólica y necesitará ayuda médica inmediata.

Síntomas de vómitos bilis

Además de los vómitos, hay otros síntomas y signos asociados con el reflujo biliar, y estos síntomas son similares al reflujo ácido, e incluyen:

  • Pérdida de peso involuntaria;
  • Náusea;
  • Dolor en el abdomen superior, a veces severo;
  • Acidez estomacal frecuente que puede extenderse a la garganta y producir un sabor agrio en la boca; y
  • Tos o ronquera ocasionales en la garganta.

 ¿Vomitar la bilis es una señal de una grave afección de salud?

Vómitos de bilis o vómitos en general, también pueden ser un signo de una enfermedad grave, como apendicitis. Si experimenta dolor que de repente empeora y se extiende a través del abdomen, esto es un signo de que su apéndice puede haber estallado, y debe buscar atención médica de inmediato.

Los vómitos frecuentes también pueden ser un signo temprano de una lesión cerebral grave, y no deben pasarse por alto, ya que ignorar este signo podría provocar un daño cerebral grave. Por ejemplo, después de una conmoción cerebral, puede aumentar la probabilidad de desarrollar epilepsia. Los dolores de cabeza intensos por migraña también pueden ocurrir como resultado de una lesión cerebral, y se debe contactar al médico de inmediato si también se nota un vómito severo. Y a veces, el daño cerebral puede ser fatal.

El vómito y la cinetosis están relacionados con el embarazo. Los vómitos intensos pueden provocar deshidratación, lo que puede ser peligroso tanto para la madre como para el bebé. Otras causas de vómitos bilis en los adultos incluyen inflamación de la vesícula biliar, cálculos renales, infecciones renales, radioterapia, quimioterapia y tomar medicamentos como analgésicos opioides y antibióticos.

Tratamientos caseros para vómitos bilis

En muchos casos, el mejor tratamiento para vomitar bilis depende de la causa del vómito. Su médico puede recomendar una variedad de medicamentos, como los secuestradores de ácidos biliares que interferirán con la circulación biliar y limitarán los vómitos y otros síntomas digestivos. Otros fármacos utilizados para trastornos digestivos y para limitar la producción de bilis incluyen agentes procinéticos, ácido ursodesoxicólico e inhibidores de la bomba de protones. Sin embargo, también hay una serie de remedios naturales para el vómito, como:

Sales biliares: las personas a las que se les ha extirpado la vesícula tendrán problemas para concentrar los ácidos biliares, por lo que las sales biliares pueden ayudar. La dosis típica es de 200 a 1,000 miligramos, tomada con alimentos, particularmente una comida rica en grasas. Complementar con taurina (un aminoácido) también puede mejorar la capacidad del cuerpo para producir sales biliares. Las sales biliares también pueden ayudar a quienes padecen problemas hepáticos o experimentan problemas para absorber las grasas.

Manténgase hidratado: los vómitos intensos pueden provocar deshidratación y pérdida de bilis, por lo que es importante tomar de ocho a 10 vasos de agua (ocho onzas cada uno) por día para mantenerse hidratado. Agregar una solución de electrolitos o alimentos como el limón o el jugo de lima también puede ayudar a mantener el

equilibrio electrolítico, que puede ayudar a aliviar los vómitos y otros síntomas.

Detecta alergias o sensibilidades a los alimentos: las alergias o las sensibilidades a los alimentos pueden desencadenar una reacción alérgica que puede llevarte a vomitar bilis y comida ingerida, por lo que detectar posibles desencadenantes alimentarios puede ser útil. Las sensibilidades y alergias alimentarias más comunes incluyen trigo, gluten y productos lácteos. Un ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) y la dieta de eliminación de alimentos pueden ayudar a detectar alergias alimentarias, mientras que las sensibilidades pueden detectarse con pruebas como una prueba de evaluación de estrés meridiano, bioanálisis con pruebas bioenergéticas y una prueba de bio-meridianos.

Restricciones dietéticas: además de eliminar las alergias alimentarias, es una buena idea reponer los electrolitos perdidos por intoxicación alimentaria, incluidos el sodio, el potasio y el calcio. Evitar los alimentos que aumentan la producción de ácido, como bebidas carbonatadas, alimentos picantes, alimentos a base de tomate, chocolate, alimentos cítricos y alimentos y bebidas con cafeína también puede ayudar.

Hierbas y alimentos contra el vómito: el jengibre en particular se considera un método muy eficaz para ayudar a reducir el vómito cuando se consume como té o simplemente como crudo. Los alimentos y las hierbas que estimulan la bilis se conocen como colagogos, y estos incluyen el diente de león, hojas de mostaza, hojas de nabo, alcachofas, achicoria y rábanos. Los suplementos de hierbas cholagogicas a menudo contienen diente de león en combinación con celidonia mayor, árbol marginal, bandera azul, boldo y ajenjo. Otras hierbas que ayudan a reducir los vómitos incluyen canela, muelles amarillos, menta, reina de los prados, clavo de olor, marrubio negro, consuelda, romero, musgo de Islandia y raíz de unicornio falso. Las cebollas y el vinagre de sidra de manzana también pueden detener el vómito.

Aceites esenciales: la aromaterapia puede ayudar a tratar el reflujo biliar y los vómitos. Algunos aceites esenciales efectivos para esto incluyen lavanda, menta, pimienta negra, nuez moscada, palisandro, rosa, sándalo, hinojo dulce, cilantro, cogollo, manzanilla, corteza de cascarilla, albahaca francesa, bálsamo de limón, pimienta de Jamaica y cardamomo.

Cómo prevenir vómitos bilis

También existen ciertas medidas que pueden ayudar a prevenir el vómito bilis o los vómitos en general, que incluyen:

Reducción del estrés: los vómitos intensos y frecuentes pueden causar estrés. Las formas de reducir el estrés incluyen la meditación o ejercicios livianos como el yoga reparador, el tai chi o el qigong.

Limitar la ingesta de alimentos: comer comidas más pequeñas puede ayudar a prevenir el vómito. Intente consumir caldos óseos, que pueden ayudar a mejorar la digestión y reducir las náuseas y los vómitos.

Evite dormir después de comer: Dormir inmediatamente después de cenar es una mala idea. Permanezca de pie por un mínimo de dos o tres horas después de comer, ya que esto permite que la mayoría de sus alimentos se digieran.

Evite el alcohol y ciertas drogas: Beber alcohol relaja el esfínter esofágico y puede provocar irritación. También es una buena idea evitar los antibióticos y los analgésicos opiáceos.

Cuándo ver al doctor

Si vomita bilis con frecuencia (es decir, más de una vez durante el día o la semana), debe comunicarse inmediatamente con su médico. Aunque es probable que no necesite ingresar a la sala de emergencias, es importante descartar cualquier condición grave subyacente. También es una buena idea hablar con su médico si ha estado perdiendo peso de forma involuntaria, si experimenta reflujo biliar o si también le han diagnosticado una enfermedad por reflujo gastroesofágico. Otros signos que justificarán un viaje al consultorio del médico incluyen:

  • Dolor abdominal o dolor en el pecho;
  • Aturdimiento;
  • Falta de aliento y
  • Síntomas recurrentes de la gripe que empeoran antes de los vómitos, como tos, fatiga, estornudos o secreción nasal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here